Reciclado y Eliminación del residuoReciclado y eliminación de residuos

Maximizar el uso de un producto es esencial para obtener la mayor rentabilidad y reducir al mínimo el producto residual generado como consecuencia de una actividad, en este caso la limpieza.

La legislación actual establece una jerarquía de cinco pasos a modo de principios orientadores de la prevención y gestión de residuos:

  1. Prevención
  2. Preparación para la reutilización
  3. Reciclado
  4. Otro tipo de recuperación, p. ej., energética
  5. Eliminación

La idea impulsora es proteger el entorno y la salud humana, evitando o limitando el impacto de los residuos, reduciendo el impacto general del uso de recursos y mejorando la eficacia de tal uso.

Responsabilidades del cliente

El gestión del residuo es responsabilidad de todos los que desechan, van a desechar o son requeridos para desechar una sustancia u objeto. Según la legislación sobre residuos, estos se denominan productores de residuos.

El productor o titular de los residuos debe encargarse de su tratamiento, ya sea directamente o a través de un agente, público o privado. Tras su uso, la mayoría de los disolventes son clasificados como «residuos peligrosos» porque presentan una o varias de las propiedades enumeradas en el Apéndice de la directiva marco sobre residuos.

Gestión de registros

Deben llevarse registros detallados referentes a los residuos peligrosos y conformes con la legislación; esto es responsabilidad del productor, de los agentes encargados del transporte y de cualquier otra parte involucrada. Deben registrarse la cantidad, la naturaleza, el origen y, en su caso, el destino, la frecuencia de recogida, el modo de transporte y el método de tratamiento. Esta información debe ser puesta a disposición de las autoridades competentes si así se exige.

Para los residuos peligrosos, los registros deben conservarse al menos durante tres años. Las empresas o los agentes involucrados en el transporte deben conservar esos registros al menos durante 12 meses. Las autoridades competentes o los titulares anteriores también pueden solicitar pruebas documentales de que se han llevado a cabo las operaciones de gestión.

Definiciones

El reciclado se define como cualquier operación de recuperación mediante la cual los materiales residuales son reprocesados para obtener productos, materiales o sustancias, ya sean para la finalidad original o para otros fines. También incluye el reprocesamiento de materiales orgánicos, pero no la recuperación energética ni el reprocesado en materiales que vayan a usarse como combustibles o para la operación de relleno.

La eliminación es cualquier operación distinta de la recuperación, aunque esté destinada a la recuperación de sustancias o energía como consecuencia secundaria.

Reciclado de disolventes dentro del equipo de limpieza

Los equipos modernos de limpieza destilan continuamente el disolvente para eliminar aceites u otros contaminantes. El disolvente se reutiliza una y otra vez, eliminando únicamente los aceites y contaminantes no deseados para el tratamiento externo de residuos.

Las ventajas son de dos tipos: el gasto operativo se reduce y se recorta una tercera parte de los costes de eliminación.
Este proceso es un buen ejemplo de la aplicación de los principios de jerarquía de residuos.