Leasing de productos químicos: cambio de mentalidad

Un sistema innovador llamado Leasing de productos químicos, donde se vende rendimiento más que productos químicos y servicios, puede producir un enorme ahorro y mejorar la eficacia.

Mediante el Leasing de productos químicos, un modelo de servicio de productos químicos (CPS), las empresas son facturadas por el uso de los productos por metro cuadrado o por tiempo, en vez de por el material mismo. Esto satisface tanto los intereses del proveedor de servicios como los del cliente, dando lugar a una situación en la que todos salen beneficiados.
En esencia, el Leasing químico represente un paso adelante en el concepto CPS sobre el rendimiento y los servicios.

En el sector de la limpieza de superficies, esto supone que los ingresos del proveedor de productos químicos pasan de basarse en el volumen de disolventes vendidos a centrarse en el volumen de metal que se ha limpiado con ellos. Esto es un claro cambio de paradigma.

Mientras que cada vez más empresas empiezan a ofrecer CPS, los modelos de negocio basados en el leasing de productos químicos son aún muy novedosos.

El sistema se basa en la eficacia de los servicios proporcionados. Esto supone que el consumo de disolventes se convierte en un factor de coste para el proveedor, ás que para el cliente.

Así, el leasing de productos químicos genera una situación en la que el proveedor de productos químicos y sus clientes comparten el mismo objetivo: maximizar la eficacia del proceso de limpieza y reducir el gasto de disolventes.

Comparison graphic of Traditional and Chemical Leasing Model for solvent consumption

Los primeros resultados mostraron que gracias al leasing de productos químicos las empresas de limpieza de metales que ya trabajan con máquinas cerradas de limpieza pueden reducir el consumo disolventes hasta un 80 por ciento.


 Modelo de leasing de productos químicos para el sector de la limpieza industrial de superficies:
  • Los disolventes son parte integrante del paquete de servicios completos: se vende el rendimiento.
  • La facturación se basa en un parámetro de rendimiento del producto, como las piezas limpias o la duración del disolvente
  • Un conjunto de conocimientos mejorado en una alianza de servicios a lo largo de toda la cadena de suministro.
  • Optimización del proceso de limpieza mediante el control total del mismo