Cómo funciona un sistema de limpieza hermético

Un sistema de limpieza hermético, que se puede utilizar tanto para el tratamiento de pequeñas piezas a granel como de tubos de hasta varios metros de longitud, actúa de dos formas: en primer lugar, las piezas se lavan por inmersión en la cámara de limpieza y, a continuación, mediante desengrase en fase vapor en la misma cámara. Abajo se muestra una máquina tipo.

Las máquinas están equipadas con salida y entrada lateral o superior, junto con zonas de carga y descarga protegidas. Además, la operación en circuito cerrado asegura la reutilización óptima de los disolventes.

Schematic of closed cleaning equipment

Descripción del proceso de limpieza

  1. Prelavado: inmersión en la cámara de limpieza con disolventes del tanque número uno.
  2. Vaciado de la cámara de limpieza y trasvase del disolvente de vuelta al tanque número uno
  1. Limpieza/desengrase: por aspersión o por inmersión desde el tanque número dos (tanque de disolvente limpio) en la cámara de limpieza. La capacidad de limpieza mejora usando ultrasonidos (opcional).
  2. Vaciado de la cámara de limpieza y trasvase del disolvente a la unidad de destilación.
  3. Limpieza por vapor: el vapor de disolvente puro generado por la unidad de destilación se envía a la cámara de limpieza y se condensa sobre las piezas frías. Cualquier película de aceite residual queda totalmente eliminada.
  4. Secado al vacío: aplicando vacío a la cámara de limpieza se acelera la evaporación del disolvente.
  5. Ventilación de la cámara de limpieza hasta condiciones atmosféricas normales. La concentración de disolvente en la cámara de limpieza está controlada, y la puerta sólo se abre si dicha concentración está por debajo de los valores especificados en la Directiva COV.

De forma opcional, el equipo puede funcional al vacío, reduciendo así las temperaturas de la destilación y permitiendo un control permanente de las emisiones de vapor procedentes de la máquina de limpieza.

Recuperación del vapor y seguridad del lugar de trabajo
El vapor que se extrae de la cámara de limpieza se condensa y se devuelve al tanque de disolvente limpio. Además, las máquinas suelen estar equipadas con sistemas de adsorción de carbono activo recuperable.

Las máquinas de limpieza operan prácticamente sin emisiones y, por tanto, respetan la salud y la seguridad de los trabajadores.

Recuperación del disolvente
El disolvente usado se purifica mediante finos filtros que eliminan partículas acopladas a la destilación. El disolvente limpio se devuelve a los tanques, mientras que el residuo es eliminado de la máquina.
Esto asegura una utilización óptima del disolvente y también reduce la cantidad de residuos enviados a empresas de tratamiento externas. Se trata de un proceso de limpieza moderno y económico, combinado con una contribución activa a la protección del medio ambiente y el ser humano.

Consumo de disolvente
Numerosos estudios han demostrado la eficacia y el ahorro que se consiguen con el sistema de limpieza cerrado. Un ejemplo de ello es el Informe de evaluación de riesgos del percloroetileno, que afirma:

"En una máquina de limpieza abierta, un uso promedio de 7,9 toneladas de producto al año genera hasta 5,8 toneladas de pérdidas debidas a las emisiones. Las 2,1 toneladas restantes se recogen como disolvente utilizado y se envían a empresas especializadas en el tratamiento y reciclado de residuos".

"Para limpiar el mismo volumen en un sistema cerrado sólo se utilizan 2,35 toneladas al año. De esas 2,35 toneladas, sólo se emiten al aire 0,14 toneladas. El resto del disolvente se recoge como disolvente utilizado y se envía a empresas especializadas en el tratamiento y reciclado de residuos".

El informe sobre la reducción de emisiones de percloroetileno, de acuerdo con la directiva COV (1999/13/CE) (30 de abril de 2001), fue preparado por la ECSA para la Agencia de medio ambiente del Reino Unido.

Satisfacer las necesidades de cada cliente
Aunque muy parecidos, no hay dos copos de nieve idénticos. Por la misma razón, los clientes tienen distintas necesidades, demandas y requisitos.

A petición, nuestros especialistas de SAFECHEM pueden organizar pruebas de limpieza en las instalaciones de los fabricantes de maquinaria para determinar la mejor solución de limpieza técnica y económica que satisfaga las necesidades de cada cliente.

La calidad del disolvente y el mantenimiento continuado del producto para el equipo de limpieza hermético son de importancia fundamental. Dow ha proporcionado con éxito conocimientos químicos a los principales fabricantes de equipos originales y ha ayudado a su desarrollo de la tecnología de limpieza durante más de 40 años.

Para obtener información detallada sobre los equipos de limpieza cerrados, póngase en contacto con nuestros fabricantes asociados de máquinas de limpieza.