Tecnología de los equipos de limpieza

Desengrase en fase vapor prácticamente libre demisiones

Mediante equipos cerrados, es posible eliminar casi todas las emisiones, el usuario mantiene su competitividad y puede conservar la calidad de sus productos en materia de limpieza. Además, como ventaja añadida, este sistema puede usarse en prácticamente todas las aplicaciones de limpieza y desengrase, desde la eliminación de grandes cantidades de aceites y grasas hasta la contaminación más ligera.

La tecnología de limpieza cerrada con recuperación interna del disolvente reduce la cantidad de residuos que deben enviarse a las empresas de tratamiento especializadas y contribuye significativamente a la optimización del gasto general en limpieza. Con esta práctica, los clientes pueden suprimir prácticamente todas las emisiones, realizando así su aportación para la protección del medio ambiente y respetando las correspondientes legislaciones. Además, esto no implica perjuicio alguno para la calidad, que se mantiene en los niveles más elevados.

Cómo funciona un sistema de limpieza cerrado

Para más información, contacte con nuestros colaboradores expertos en CHEMAWARE™.